Escuela Misión del IES:

Sembradores en el desierto del mundo

“¡Ay de nosotros si calláramos el Evangelio!

¡Te anunciamos que Jesús está vivo!”

Con ese espíritu, la canción completa refleja el entusiasmo y la alegría de las chicas y los chicos que comenzaron el año participando de la primera Escuela Misión del IES. Durante cuatro días de enero, ese grupo de estudiantes viajó al Paraje Ñirihuau, en la localidad patagónica de Dina Huapi, cerca de Bariloche, para una experiencia de formación misionera. Así, expresaban el carisma de la Obra a la que pertenece nuestro colegio, las Hermanas Misioneras Siervas del Espíritu Santo.

 

“La propuesta de la Escuela Misión no estuvo centrada en salir al encuentro de la comunidad del lugar, sino, principalmente, en compartir orientaciones y anuncios para la formación de las chicas y los chicos”, explicó Verónica, la catequista del colegio que los acompañó, junto a otros adultos.“Por la mañana, nos reuníamos para recibir charlas y organizar la jornada. Las actividades de la tarde fueron variadas: actividades para las nenas y los nenes del lugar, el servicio musical en una de las misas celebrada en capilla de Dina Huapi, Ceferino Namuncurá, y un encuentro con otros jóvenes misioneros que también estaban dando testimonio allí”, detalló. También visitaron, a pedido de la gente del lugar, tres hogares de ese paraje.

 

En tanto, otro grupo de jóvenes, acompañados por la hermana Gladys, SSPS, y tres papás de la escuela, misionó, como cada año, en la zona del Alto Bariloche. En cada viaje, participan adultos de la comunidad educativa que acompañan a los estudiantes.

 

Pensando en las representaciones actuales de los adolescentes, que circulan en la cultura y en los medios, vale la pena mostrar otros modos de ser joven. Por eso, les compartimos parte de la experiencia de Amor de Dios que vivieron las chicas y los chicos, anunciando el Evangelio que nunca pasa de moda. ¡Les dejamos un abrazo en Jesús!

 

En el Paraje Ñirihuau, en la localidad patagónica de Dina Huapi